Parroquia

San Miguel Arcángel

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

El Rosario en la familia

El Rosario en familia

Recomendación de la Iglesia

León XIII

Ha destacado ampliamente la importancia del rezo en familia para el bien del matrimonio y de la familia.

San Pío X

Afirmaba: “Si queréis que la paz reine en vuestras familias y en vuestra patria, rezad todos los días el Rosario con todos los de casa”.

Pablo VI

Recomendaba: “Deseamos vivamente que, cuando un encuentro familiar se convierta en tiempo de oración, el Rosario sea su expresión frecuente y preferida” (Maríalis cultus, n. 54).

Juan Pablo II

Proclama en su Carta Apostólica Rosarium Virginis Maríae (16 de octubre de 2002) “El Rosario es, desde siempre, una oración de la familia y por la familia… Se ha de volver a rezar en familia y a rogar por las familias, utilizando todavía esta forma de plegaria. La familia que reza unida, permanece unida. El santo Rosario, por antigua tradición, es una oración que se presta particularmente para reunir a la familia… La familia que reza unida el Rosario reproduce en cierto modo el clima de la casa de Nazaret: Jesús está en el centro, se comparten con él alegrías y dolores, se ponen en sus manos las necesidades y proyectos, se obtienen de él la esperanza y la fuerza para el camino. Es hermoso y fructuoso confiar también a esta oración el proceso de crecimiento de los hijos… Rezar con el Rosario por los hijos, y, mejor aún, con los hijos.

Benedicto XVI

Invita a releer la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae del Siervo de Dios Juan Pablo II e invita a llevar a la práctica sus indicaciones a nivel personal, familiar y comunitario (Angelus 2. 10. 05) Igualmente, invita a los recién casados, a “hacer del rezo del Rosario en familia un momento de crecimiento espiritual bajo la mirada de la Virgen María” (Audiencia General 17. 05. 06).

Francisco

En diversas ocasiones el Pontífice ha alentado a los fieles a rezar el Rosario.

A los jóvenes les pidió: “cultiven la devoción a la Madre de Dios con el rezo cotidiano del Rosario”; a los enfermos, “sientan la cercanía de María de Nazaret, en especial en la hora de cruz”; y a los recién casados, “récenle para que nunca falte en su hogar el amor y el respeto recíproco”.

Ayuda a la santificación de la familia

La familia necesita rezar y orar para perseverar en la gracia, para ser fiel a los fines del matrimonio y para vivir unidos.

El rezo del Rosario ayuda a la familia a perseverar en la gracia porque estimula a acudir con frecuencia a los sacramentos, centrados en la Eucaristía. La familia no puede mantenerse si no se apoya en la gracia y en la oración.

El rezo del Rosario ayuda a la familia a ser fiel a los fines del Matrimonio porque alimenta los criterios de fe sobrenatural, alienta la esperanza que se apoya en Dios y favorece el verdadero amor como entrega y comunión.

El rezo del Rosario favorece la unión de la familia porque intensifica la unión con Cristo y en Él, todos somos uno. La familia fundamenta su unión en Cristo.

Vive el clima de la Sagrada Familia

La familia cristiana que reza el Rosario no sólo rememora el estilo de vida de Nazaret, sino que trata de hacerlo vida imitando las virtudes de la Virgen Madre, de San José como padre tutelar y del Niño Jesús, el mejor de los hijos.

El padre de familia aprenderá de San José a cumplir la voluntad de Dios en la entrega amorosa a su mujer y a sus hijos, en el desvelo, en la atención, en el diálogo, en el saber escuchar, en el trabajo, en el perdón, en la paz, en la alegría…

La madre de familia aprenderá de la Virgen María a vivir entregada a su marido como a Cristo, tratando de complacerle, de ayudarlo, de comprenderlo, de compartir responsabilidades en clima de caridad, humildad, paz y alegría.

Los hijos de familia aprenderán de Jesús a amar a sus padres, a acoger sus enseñanzas, a obedecer, a estudiar y trabajar, a ayudarlos, a compartir… a vivir en serenidad, paz y alegría.

CONCLUSIÓN
La familia que reza el Rosario permanece unida. Unida a Cristo y a la Iglesia porque perseveran en la gracia ayudados por la oración del Rosario. Unidos entre sí porque actúa la gracia propia del sacramento del Matrimonio. La familia que reza el Rosario da testimonio ante el mundo de la alegría de su matrimonio – hombre y mujer- , unido para siempre, y de la aceptación gozosa de los hijos que Dios le regala. La familia que reza el Rosario afronta con espíritu sobrenatural los momentos de dolor y los de gozo aceptando la voluntad de Dios como Padre. La familia que reza el Rosario en familia vive centrada en Cristo y es ampliamente bendecida por la Virgen que la sostiene y le ayuda a recorrer el camino de la santificación y salvación.
Compartir:
Scroll Up